• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

Gatos territoriales

Que los gatos son seres muy territoriales es un hecho reconocido, el cual podemos comprobar tanto en la vida salvaje como en los entornos domésticos.  Cualquier cambio que se produzca allí lo notarán y los alterará. Lo verás de inmediato si cambias de lugar algún mueble y, sobre todo, si llevas a casa uno nuevo. Los gatos necesitan cierto tiempo para procesar esos cambios en su hábitat.

Por ese espíritu es que los gatos se apegan a sus territorios y no a las personas con las que conviven. Por supuesto, si tienes a tu gato en un apartamento y te mudas para otro, al animal no le quedará más remedio que adaptarse al nuevo ambiente, por mucho que eche de menos el anterior. ¿Pero qué podría ocurrir si vives en una casa en la que los gatos pueden entrar y salir libremente y te mudas a otra?

Juan Luís Blazquez de Opazo ya nos regaló hace un tiempo con las historias de algunos de sus gatos, en la entrada que titulé:  Gatos en la casa y en el corazón.  Ahora, en un correo electrónico que me envió, vuelve a contarnos lo que le ha sucedido al mudarse de casa; pero no a otro sitio lejano, sino a otra casa dentro del mismo pueblo en que vive. Por supuesto que se llevó a todos sus gatos. ¡Él jamás los dejaría! Pero le ha ocurrido una sorpresa poco agradable. Ahora tiene los que él ha llamado sus “gatos teóricos” y los “gatos efectivos”.  Los teóricos son los que tenía en la casa anterior y que él considera sus gatos. Los efectivos son los que en la realidad le han quedado en la nueva casa, que son los más jóvenes y nuevos, porque han pasado menos tiempo en la casa anterior y no llegaron a desarrollar el instinto territorial.

Una buena parte de todos sus gatos se regresaron al jardín de la primera casa y sus alrededores, que es en donde habían establecido sus territorios y a donde ahora vuelven todos los días. A veces él va con el coche a buscarlos y logra llevárselos para la nueva casa; pero a las primeras de cambio los gatos se vuelven a fugar.

Juan Luís también relata que sus gatas Sonia y Vesta no encontraron otra forma mejor que protestar contra el cambio sino “independizándose”; se fueron por su cuenta. Sonia se buscó un hogar en una casa cercana a donde vivían antes, y que queda, precisamente, dentro de su antiguo territorio. Comenzó a rondar el sitio en la forma en que los gatos saben hacerlo, y los propietarios de la casa se prendaron de ella y decidieron quedársela. Ubicaron a Juan Luís por el microchip  que lleva Sonia, y se comunicaron con él.

Juan Luís dice que habiendo comprobado lo a gusto que estaba la gata en el nuevo hogar que se buscó, y las buena condiciones en que la tienen, decidió concederles la adopción, condicionada a poder verla cuando él quiera y a volver a hacerse cargo de ella si por alguna circunstancia la nueva familia no pudiera seguir teniéndola. Prefirió hacerlo así antes que seguir corriendo el riesgo de que Sonia se escapase a diario y pudiera terminar atropellada por un auto en el trayecto.

Respecto a Vesta o “Bicheta” la cosa ha sido distinta. Hace casi un mes que no la ve. Solo ha sabido que sus anteriores vecinos la han visto rondar por los alrededores. Con frecuencia Juan Luís y su novia salen a buscarla, sobre todo por las noches y altas horas de la madrugada; pero sin resultados por el momento. La echan mucho de menos y esperan que esté bien.

Dios los crea y ellos se juntan, según se dice. Parece que hay personas que han nacido para encontrarse gatos abandonados… y para lograr atraparlos. Porque son dos cosas distintas, que no siempre van juntas. Así que, como para contrarrestar un poco la merma de gatos que han tenido, José Luís y su novia hace poco lograron rescatar a dos nuevos gatitos. Uno de ellos con  apenas un mes, que no saben de que forma milagrosa logró sortear las ruedas de un auto en marcha, no solo por su corta edad, sino porque estaba… ¡ciego! Tenía los ojos pegados por el pus producido por una fuerte infección ocular. Lograron curarlo; pero el animalito ya había perdido la vista. Le pusieron de nombre Lucky (Suertudo), y dicen que es increíblemente alegre y juguetón. Piensan darlo en adopción, aunque saben que por su condición no será fácil conseguirle un hogar.

El otro rescate ha sido una gatita a la que han llamado Moon y que Juan Luís considera casi como la reencarnación de su querida gata M. Pero esta hermosa historia merece un artículo aparte.

El gato de la foto es El Peluso, uno de los que reina a sus anchas en el huerto alrededor de la casa de mis padres, en Asturias.

Palabras de busqueda:

  • gatos territoriales
  • gatos territoriales enfermedades

6 comentarios

  1. No sin quitarle la parte triste- que la tiene, por eso de quedarse sin ella,de algún modo, aunque me da que volverá- me hace mucha gracia el comportamiento de la gata Sonia. Muy,muy gatuna. Más listas que el hambre, la leche que yos dieron :-)!!

    Por otro lado, espero, a estes altures, que hayan encontrado ya a Vesta-Bicheta. Ya sabes, pueden desaparecer un mes, dos..Y aparecer de repente. Quién sabe. Efectivamente, no falla que siempre aparezca alguien: Lucky vino como “señal” de ánimo.
    Qué alocaos estos felinos!! Y que no se le ocurra a nadie quitarles el sitio!!
    🙂

  2. Una fotografia genial te felicito 😀

  3. Finalmente,Lucky recuoero casi por completo uno de sus ojitos,y ve bastante bien,como la infeccion la tuvo parece ser que practicamente desde su nacimiento,el hecho de ver por un solo ojo para el es “normal”por lo que se desenvuelve con total normalidad,de hecho ya sale al patio y se va por el tejado de excursion,normalmente acompañado por Lilo o Bico,que es como su hermano postizo.
    Como os podeis imaginar Lucky se queda en la familia,es un bichejo adorable.

    En contrapunto a esto seguimos sin saber nada de Vesta y cada vez tenemos menos esperanzas,descartamos que la haya atropellado un coche,por que ya la habriamos visto,y tambien tengo dudas de que la hayan podido “secuestrar”,por que Vesta es de raza Carey y normalmente a la gente no les gustan ese tipo de gatas por su raro pelaje,(gran error,tienen un caracter muy particular y son muy fieles,al menos Vesta lo es…) ¿Donde estas Bicheta? te hechamos mucho de menos!!

  4. Me alegra muchísimo que, con vuestros cuidados y esfuerzos, Lucky haya salvado y recuperado totalmente un ojo. Cuando estuve de visita en tu casa me pareció ver que él estaba viendo con ese ojo. Ser tuerto es infinitamente mejor quer ciego y, como bien dices, ya que es desde tan joven, vivirá sin echar en falta el otro ojo. Por otro lado, lamento lo de Vesta.

  5. Leyendo este post, vino a mi mente los comentarios que hace poco me hizo una amiga mía, su gato entró a la casa con las patitas embadurnadas de barro por el largo paseo que se dio en su jardín (porque es suyo de nadie más! Aunque él no lo cuide). Recordáis un un cuadro familiar?: manchas de barro en el piso, sofá, alfombra, y… lo que le afectó un poco fue que Boris hiciera lo mismo con su regalo de cumpleaños!!! y en el mismo día de estreno jajaja

  6. Pingback: La sexualidad de los gatos y la buena alimentación « Perros y Gatos Sanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *