• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

El gato peluquero

Gato en el sueloEl ojo percibe mejor las cosas que están en movimiento; las estáticas pueden pasar desapercibidas. Hay muchísimas cosas que vemos, pero que no percibimos conscientemente, simplemente porque nuestro cerebro no les presta la debida atención, por considerarlas triviales o sin interés.

El lugar: calle Chacaito, en Chacaito, Caracas, a pocos metros del Boulevard de Sabanagrande, frente a donde paran los autobuses para Las Mercedes, La Trinidad, Concresa y esos lares.

Yo caminaba distraído, saliendo de una tienda en un pequeño altillo, donde venden celulares y sacan fotocopias, ensimismado en mis papeleos de legalizaciones. Pero me detuve. Algo había captado por el rabillo del ojo, que mi cerebro consideró de interés para mi, y dio el aviso a mi consciente. No sabía lo que era, pero retrocedí un paso y miré al interior de la peluquería.

Gato en el suelo

Claro que era de interés para mí, y mi cerebro lo sabía muy bien. En el piso había un hermoso gato adormilado.

Entré y pedí permiso para acariciarlo. Al verme acercar, el gato se volteó patas arriba, girando sobre si mismo y mostrándome su barriga en forma mimosa. Los dos ronroneamos sin que los demás escucharan.

Gato en el suelo

Entre caricia y caricia saqué mi camarita viajera, y retrocedí un paso para poder tomarle unas fotos. Pero el gato se levantó, me siguió y se enredó en mis piernas, volviendo a echarse en el suelo. Yo lo volví a acariciar. Las personas en la peluquería reían.

– No te lo vayas a llevar. -Dijo un peluquero.

Gato en el suelo

Me fue casi imposible separarme del gato para tomarle una foto. El me seguía y se enredaba entre mis pies. Quería caricias y más caricias. Apenas pude salvar tres o cuatro fotos, tomadas con una sola mano, al vuelo. Las demás quedaron borrosas por sus movimientos, o desenfocadas.

No pude entender el nombre del gato. Tenía ocho meses y era de la misma raza que mi Rufo, aunque de otro color. Me costó trabajo separarme de aquel hermoso gato peluquero. Marché casi a la fuerza.


Icono Home


Palabras de busqueda:

  • El cuento del gato peluquero y Luna
  • foto de cosas q estan ayi y no las vemos
  • fusion de un peluquero y un gato
  • un cuento corto el gato peluquero

7 comentarios

  1. Ay Dios pero que belleza. Cuando ande por esos lares estaré pendiente a ver si lo veo y me uno a tus fotos.

  2. Pues ya me dirás. El nombre no se lo vi por ninguna parte a la peluquería. Pero es la única a la que hay que subir por unas escaleritas. Me entra la duda ahora si los buses son esos que dije, o me confundí, pero es en la Calle Chacaito, del lado izquierdo bajando hacia la Casanova

  3. Pero que chico mas trabajador 🙂
    somos multifaceticos hacemos de todo a que los dejamos con la boca abierta con nuestras habilidades eh? 😀
    Prrrr besitos …

  4. Mmm pues yo necesito un corte de cabello asi que ire enseguida a pedir citacion con el 🙂

  5. Y que lindo esssssss 🙂

  6. Pues los hay en todos los oficios; aunque mejor se ven los de peluquería que los de taller mecánico.

  7. Ja, ja pues yo en el taller tenia a Tuno que era un gran aprendiz y ayudante y ahora esta Mimo,que no quiere saber nada de mecanica y por no aprender al final callo en un bidon de aceite,(menos mal que ya esta bien).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *