• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

Diferencias del gato frente al perro

gato-y-perroDe un interesante artículo encontrado en el diario 20minutos.es, respecto a la difícil personalidad del gato y sus diferencias frente al perro, podemos resumirlas así:

  • El gato tolera más la soledad que un perro. Un felino puede estar hasta tres días solo en casa, sin que por ello se angustie o sufra ansiedad.
  • El gato es menos sencillo de domesticar y sociabilizar.
  • El gato es territorial y le gusta mentenerlo controlado.
  • El gato acepta las caricias de forma selectiva, cuando él quiere y hasta donde las quiere.
  • Es un cazador nocturno, dormirá más por el día y estará más activo de noche.
  • Adora la limpieza.
  • Son más difíciles de comprender que los perros.
  • No necesitan ser sacados a pasear como los perros.

Puedes ver el artículo completo en su origen:  La personalidad del gato: claves para entender su comportamiento y diferencias con los perros.

Un gato con una rara bronquitis

Cuando alguien no tiene ningún tipo de experiencia con alguna clase de animales, pueden suceder situaciones realmente anecdóticas. Si nunca has tenido un perro podrás fácilmente confundir un estado de nerviosismo con uno de agresividad, o un intento de juego por parte del animal como un intento de ataque. Con los gatos ocurre otro tanto. Vamos, que les sucede hasta quienes tienen experiencia, como el caso que ya he publicado de La gata con piómeras rayadas… que se mueven. Pilar Alonso me envía una anécdota del verano pasado, con uno de sus gatos cuando era pequeñito y tuvo que dejarlo al cuidado de una vecina, por salir de vacaciones. Así que dejo que ella lo cuente:

El gato Mimo y su baño de aceite de auto

un gato sobre la puerta del autoLo primero que te encontrarás cuando revisas un libro que hable sobre razas de gatos, es que los hay que no se llevan nada bien con otros de su especie, por lo que suelen ser aconsejables para quien quiera tener uno solo, pero no para quien tenga varios ya, a menos que quiera meterse a domador. Claro, como todo, esa generalización, aún para una raza específica, no es un dogma de fe. Está harto comprobado que algunos de esos gatos pueden terminar conviviendo con otros, si acaso no adorando a sus congéneres, al menos sí tolerándolos lo suficiente como para realizar vida social. Por otra parte, cuando te encuentras un gato abandonado y decides rescatarlo y adoptarlo, no es esa una de las cosas en que te paras a pensar, tampoco es algo que puedas evaluar de un solo vistazo. Una de las tantísimas leyes atribuídas a Mr. Murphy (a pesar de que él  dio tan solo una), es aquella que dice que si algo pude llegar a suceder, sucedrá. En efecto, lo otro que aprendemos cuando tenemos al menos un gato es que cualquier imposible puede darse con ellos. ¿Conoces esos frascos con tapa a prueba de niños, que cualquier niño abre con más facilidad que yo? Pues ese lugar tan elevado, tapado, seguro e inaccesible, a prueba de todo, no lo es a prueba de gatos… ni de mapaches. Así que, si quieres evitar que un gato caiga en un bidón de aceite, estate seguro de que lo tienes tapado a prueba de gatos. Dejarlo sin tapa es un invitación permanente  a cosas como estas, en la nueva historia que nos trae mi amigo Juan Luis Blázquez de Opazo.

Adiós, amigo Merlín

un gato sobre la camaA poco de publicar el post anterior sobre «Merlín, el gato misterioso» y una de sus aventuras, mi amigo Juan Luis me envió la siguiente noticia: Ayer tuve a Merlín “encerrado” en mi despachito, para poder observar como iba lo de una herida en la boca, con la que apareció a consecuencia de algún golpe durante alguna de sus correrías. Esta mañana al levantarme se encontraba perfectamente, pero había manchado con algo de sangre el sitio donde ha dormido. Le hemos puesto pienso blandito y ha comido bien Como siempre, por ser de día no se ha dejado ni tocar, ya que solo lo permite de noche, pero ha intentado escaparse a la calle. Un par de horas después me ha llamado mi mujer para que viniese a buscarla y llevar a Merlín al veterinario, porque al parecer estaba sangrando más por la boca y no parecía cortársele.

Merlín, el gato misterioso

Un gato sobre un autoEra una noche de viernes muy, muy lluviosa del invierno pasado y llegábamos a casa a altas horas, de cenar con unos amigos en Madrid. Al entrar en nuestro callejón pudimos verlo en medio de la calle, a escasos metros de casa, empapado en agua estaba un pequeño gato, de quizás unos cuatro meses, que intentaba comerse los restos de un trozo de pan empapado de agua en un charco formado por la persistente lluvia. Obviamente no se dejo coger, salio despavorido en cuanto me baje del coche. Yo no lo había visto nunca por allí, pero estaba claro que  un gato comiendo restos de pan bajo la lluvia debía estar mas que hambriento, y seguramente con un buen resfriado rondándole. Fue una verdadera lastima no poder cogerlo, porque en esas condiciones yo no le auguraba un buen futuro. Pasaron los días y aquel episodio quedó en una anécdota. Dábamos por hecho que no volveríamos a ver a aquel gato. Días después sucedió lo que hubiera sido un curioso y quizás insignificante hecho, de no ser por que se repitió durante tres o cuatro días. Por las mañanas, el ruido que hacia la persiana de la habitación al levantarla, hacía salir despavorido algún gato que presuntamente debía de estar durmiendo en una caja que teníamos en el alfeizar de la ventana. En una casa con gran familia gatuna como la mía, se podría pensar que era cualquiera de nuestra “colonia”.  Pero resultó que no era así, se trataba del mismo gato que vimos bajo la lluvia días antes.

Los gatos de Madrid Felina necesitan tu ayuda

una gata callejerca comiendo con sus cachorros «En estas dos últimas semanas hemos recogido, al menos, un gato al día. La mitad de ellos han necesitado hospitalización veterinaria por huesos rotos o estados de salud lamentables.  Razonablemente, no debimos acoger a ninguno. Estamos seguros de que fueron vistos por varias personas a lo largo de su vida en esta ciudad pero ha sido necesario que los ojos de Madrid Felina hayan sido su ventana al mundo.» Así comienza una nota de prensa que me ha hecho llegar la Asociación Madrid Felina. ¿Las causas? Muy simples: la atención veterinaria de todos esos gatos que son recogidos, generalmente en mal estado, no es gratuita. En esta piadosa asociación, los gatos rescatados suelen permanecer en hogares de acogida particulares, hasta que surge un corazón amoroso que adopte a cada animal. Pero los gastos veterinarios son por cuenta de la asociación.

Blue, me llamo Blue

una gata rayada gris «Estoy segura de que si pudiera hablar, BLUE relataría su vida de una manera casi idéntica a como la he expuesto en este pequeño libro. Evidentemente, ella podría aclarar muchísimo sobre sus frecuentes escapadas que tantas veces me tienen preocupada, y contaría un sinfín de aventuras que desconozco.   Todo lo que narro es verídico, esta es la historia real de una gata actual.» Así comienza M. Pilar M. Alonso su hermosa historia sobre una gata adoptada después de ir de un extremo a otro de España, a la que le pusieron por nombre Blue. Es una deliciosa narración que deja traslucir perfectamente el espíritu observador de la autora con respecto a la naturaleza en general y, en este caso, al comportamiento de los gatos y su intento de interpretarlo y plasmarlo en forma de sentimientos humanos. Refleja también las buenas relaciones que pueden surgir entre perros y gatos, cuando no tienen a ninguno de su especie. En esta historia me parece que se muestra muy bien mi tesis, tantas veces sostenida en este blog, de que, por mucho amor que queramos darle a un animal, nunca podremos sustituir la compañía que le hará otro animal con el que desarrolle afinidad, aun cuando no sea de la misma especie. Espero que disfruten del relato que hace Pilar.

Perro solitario secuestra a un gato

perro llamado Polly Por mucha compañía que como humanos podamos hacerle a nuestro perro o gato (o cualquier otro animal doméstico), no podemos sustituir para ellos la compañía que representa otro animal de su misma especie, al igual que para nosotros un animal no sustituirá, satisfactoriamente, el nivel de compañía que representa otro ser humano. Yo considero que, de ser posible, tener una pareja de perros o una pareja de gatos, no teniendo por que ser un casar (macho y hembra), resulta beneficioso para el equilibrio psíquico de nuestros animales de compañía, especialmente si debemos dejarlos solos buena parte del día. Pero también opino que, a falta de la posibilidad o de la conveniencia de reunir a dos perros o dos gatos, la convivencia de un perro y un gato puede resultar también adecuado y satisfactorio para ambos animales. Así como a nosotros no nos gusta vivir en soledad y preferimos la vida en sociedad, con los perros y los gatos domésticos parece suceder lo mismo. Como anécdota de lo que el rechazo de la soledad puede llegar a propiciar, les referiré el caso de un infortunado perro.

Aiko y su tratamiento capilar

Aiko, una gata siamesaAiko es una gata siamesa que hace unos pocos años se adueñó de un par de humanos (mi hija mayor y su esposo), quienes le sirven de cuidadores y alimentadores, a los que tiene bien entrenados para satisfacer casi todos sus gustos y necesidades, así como algún que otro capricho. Sin embargo, Aiko no ha podido evitar que, de cuando en cuando, esos cuidadores humanos se le  impongan y realicen acciones que a ella no le gustan, tales como llevarla al veterinario, darle medicinas o ponerle unas pipetas de líquido para el cuidado de su piel. En este nuevo intento se le han podido aplicar las dos cajas del Dermoscent (ocho pipetas) en un tratamiento de ocho semanas continuas de duración, justo para acompañar el nuevo pelaje de invierno. Los animales mamíferos en libertad mudan el pelo dos veces al año. Uno corto, más fresco, para el verano, y un manto de invierno más tupido, con una densa capa interna protectora, como puede apreciarse mejor en lobos, caballos y vacunos. Algunos animales salvajes hasta cambian el color, como el zorro ártico, que en invierno es blanco. Pero los animales criados en establos y los domésticos que viven preferentemente en interiores, han ido perdiendo la capacidad para esos cambios tan acusados, puesto que no los necesitan.

Otro Día de la Adopción en Madrid Felina

Cartel de Madrid FelinaLa  Asociación Madrid Felina celebra el próximo sábado 30 de Octubre una nueva edición del Día de la Adopción. Esta actividad, realizada por primera vez en el verano de 2006, tiene como finalidad dar a conocer a algunos de los gatos de la asociación que esperan ser adoptados. Se darán cita tanto cachorros como adultos que ya llevan tiempo en adopción. En definitiva, será un día para que los futuros adoptantes puedan ver a los gatos de cerca y para dar a conocer la labor de Madrid Felina, además de sensibilizar a los ciudadanos sobre la tenencia responsable de animales de compañía y la adopción como fórmula para tener un animal en casa. Acércate con tu familia y conversa un rato con nosotros. Os estamos esperando. Fecha: Sábado 30 de Octubre de 2010 Lugar: Calle Vallehermoso, 3 Bajo (Metro San Bernardo) Horario: De 12:00 a 14:00 horas