• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

De luto otra vez

Perra boxer

El día 07 de diciembre de 1997, para nuestro júbilo, nuestra perra llamada Chica, una boxer de dos años, en un rápido parto natural traía al mundo 4 cachorritos, uno de los cuales no logró sobrevivir. El dueño del padrote se quedó con el macho y nosotros con las dos hembras. Les pusimos los nombres de Montserrat (la seria, fuerte y dominante) y Penélope (alegre, vivaracha y vocalizadora). Montse (como terminamos llamando a la primera) se convertiría en mi agradable sombra. Ella y yo éramos como uno solo.

La Chica se salvó de milagrito, pues en las semanas siguientes se vio muy mal, al no asimilar el hierro. Se lo pasaba a las hijas en la leche, mientras ella se deprimía cada día más, alcanzando una fuerte anemia que se complicó con otras cosas. Pero afortunadamente sobrevivió, y estuvo con nosotros hasta principios del año pasado. Una larga enfermedad puso fin a nuestra felicidad familiar, muriendo cuando tenía 10 años, dejándonos llenos de dolor.

El pasado año, también, un viento imprevisto se llevó a nuestro gato Mínimo sin que hubiera cumplido el año de vida. Fue el 4 de junio (como aciago regalo de cumpleaños para mi esposa). Fue cruelmente envenenado. En memoria de su corta pero maravillosa existencia, escribí la narrativa titulada Mucho más que un gato. A él se debe la existencia de mis blogs.

Definitivamente, el 2005 no fue un año nada bueno para mi familia, con estas dos pérdidas, sin contar otra humana.

Ayer 07 de octubre de 2006, cercana a cumplir los nueve años, Montserrat nos dejó para siempre, después de casi tres semanas de hospitalización en una clínica veterinaria. Su hermana Penélope, que nunca en esos años estuvo separada de ella, se nota resentida por la ausencia. Yo trato de llenársela como puedo.

No intentaré otra vez describir lo que alguien que ama profundamente a un animal puede llegar a sentir. Porque quien tiene ese mismo amor y pasión no necesita ninguna explicación, y para quien no conoce esos maravillosos sentimientos, ninguna explicación es suficientemente descriptiva ni convincente.

Una compañero a quien se le murió su perrito Dogui hace unos meses, me decía que cuando llegaba al trabajo con los ojos hinchados de tanto llorar, le dolía la insensibilidad de las personas que le decían:

Pero mujer, ¿te vas a poner así solamente por un perro?

Su hijo mayor no salió de su casa en tres semanas. El joven alegaba que no era por salir, era por el dolor de tener que regresar y no ser recibido por los saltos, los ladridos y las lengüetadas de su perro, que manifestaba así su alegría por el regreso.

Yo nuevamente estoy de luto. Otra vez el dolor me rodea. Pero mis recuerdos están llenos de tantos momentos felices con mi Montse, y mis ojos contemplan tan vívidamente aún las escenas que ella protagonizaba, que eso me ayuda y fortalece.

Además, la muerte de mi gato Mínimo, me enseñó que uno no debe “echarse a morir” por la pérdida de un ser querido, sino que, por el contrario, debe volcarse más en aquellos que quedan, repartiendo en ellos todo el amor que le quedó sobrante del que se fue.

Palabras de busqueda:

  • boxer hembra
  • perrachica
  • perros boxer hembras en adopcion en el estado

6 comentarios

  1. Vaya, lo siento muchísimo. Yo siempre ando enfadado y riñendo a Krusty, el setter de mi novia (bueno, por extensión podríamos decir sin lugar a dudas que también es mi setter), pero no quiero ni pensar en el día en que nos deje.

  2. Hace poco sufrí una pérdida similar…te entiendo tantooo!
    Mi gatita Antígona, que me acompañó durante 14 años, falleció despues de una larga agonía y de mil intentos por salvarla que la llevaron a dos operaciones. ¡No sabés como la extraño!
    Son pérdidas irreparables y si, ellos son parte de la familia, hay gente que no lo entiende pero es asi…
    Y vos tenés razón, uno no tiene que dejar de darle amor a otro animal porque uno sufrió una perdida. Por eso vino Hécate a mi casa, y creeme que no llenó para nada el vacío de la otra… ella se hizo su propio lugar. Lo unico que lamento es que no hayan llegado a conocerse las dos… 🙂
    Siento mucho tu pérdida.

  3. Leer esto me puso mas triste lo que ya había amanecido.
    En 1984 mi papá me regaló, lo que yo considero el mejor regalo de mi vida y mi luz, mi perro yorkshire terrier, vivió a mi lado, durmió a mi lado, íbamos para arriba y para abajo por 7 años y medio maravillosos hasta que un día simplemente se acostó y por una semana y ni siquiera me reconoció. De su partida ya hace 14 años y lo extraño tanto tanto tanto que anoche mismo soñé con él, que corría a mi lado y todo igual, por supuesto desperté medio depre y pues me tocó solo besar su foto y decirle que lo extraño, como siempre. Si me aferré a él pues era lo que mas quería, un perro, y fue mi confidente y amigo,diga lo que diga la gente, me defendía de quien me queria hacer daño (vió la maldad de un ex novio antes que yo y con todo y su tamañito lo mordió) y me regaló momentos hermosos. El dolor aún sigue conmigo,tanto que no he tenido mas mascotas. Lo único que tengo, y mas bien me adoptó ella a mi, es mi gatica michi, pero ella entra en las mañanas y sale en las noches con los novios con quienes duerme jejeje, y entra y sale por la puerta como la reina de mi casa. Me costó muchísimo entregarle mi corazón, pero esta gata con personalidad de perro me ganó y siempre tengo mucho miedo cuando veo que pasa mucho tiempo y no se donde esta.Sin embargo el amor nunca ha sido el mismo, tal vez tratando de no salir herida otra vez.
    Te entiendo, creéme y comparto tu dolor, pero piensa siempre en los hermosos e incomparables momentos que esta “hija” tuya te regaló siendo siempre fiel y leal.
    Un gran abrazo y lo siento mucho.

  4. Gracias a todos por sus palabras de consuelo y su interés en reconfortarme.

  5. Pingback: El último ronquido de Penélope

  6. Comparto todo lo que dices. Y lamento mucho la muerte de tu hermosa bebe. Yo estoy pasando por lo mismo el viernes he perdido a mi hija una boxer de 11 años. Nada podra devolverme su presencia y toda la felicidad q ella me daba, la vida es triste y se vive segundo a segundo su muerte, tengo mil sentimientos tristeza dolor, amargura, arrepentimiento,pero ya estoy empezando a intentar recordar los momentos de amor que nos dimos. La amo con todas las fuerzas q me quedan y lo que mas pido a Dios que halla desaparecido su sufrimiento y me acompañe en cada momento de vida q me queda hasta q nos volvamos a encontrar pero mientras ese momento llega cada noche me regale sueños con ella. Chatita linda gracias por regalarme tu magica presencia durante 11 años siempre sabras que sos el amor de mi vida y q jamas olvidare esos hermosos ojos marron. Sos mi todo chata mi angel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *