• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

Jugando a morir

un gato en la ventana
Cuando veo un gato subido en el alféizar de una ventana, me da de todo. ¡Valientes animales!

Lo primero que lamento es que tenga un dueño tan descuidado y poco interesado por su vida. Recuerdo la vez en que le hice ver a uno el peligro que corría su gato. El animal caminaba por el borde de la baranda del balcón de un cuarto piso.  La respuesta fue: «Nunca se ha caído»

¡Coño! ¡Claro que el gato no se ha caído nunca! Porque de haberlo hecho, aunque fuera una sola vez, posiblemente ya no estaría ahí, sino enterrado. Fue lo que yo le contesté.

Se dice que la caída desde un tercer piso es el límite entre la vida y la muerte para un gato. Eso no quiere decir que si cae desde un segundo no se mate, o que si cae desde un cuarto no sobreviva. La capacidad de caer de pie que tienen los felinos es fascinante, pero no son indestructibles ni inmortales. Solo basta que, en esa caída desde un primer o segundo piso, tropiece con la cuerda de un tendedero o cualquier otra cosa para que ya no logre caer de pie y se lesione seriamente o se mate. Y aún cayendo bien, de pie, la altura sea tanta que se lesione o muera.

¿Cuántas veces necesitará caerse el gato desde una ventana o un balcón para que individuos como el que menciono tomen conciencia de que es peligroso? ¿Cuántas veces tiene que morir el gato para tener experiencia? Porque con que muera una ya le basta. Me parece la actitud del: «te apuesto a que no se cae». No es otra cosa sino jugar con la vida del animal, dejándolo a su suerte.

Desde el balcón en donde vivo he captado el gato de la foto, asomado en la ventana de un séptimo piso en un edificio cercano, siguiendo atentamente el vuelo de las palomas. Por lo general no suele estar en esa ventana, sino en otra; pero es frecuente verlo echado en ella. Solo basta que pase una mosca zumbando al lado, un gorrión, una mariposa o cualquier otra cosa, para que el instinto de caza del animal lo haga olvidarse por un instante de donde está y ¡zas! El resbalón y la caída al vacío.

Definitivamente: no todo el que tiene en su casa un gato sano y bien alimentado, es para que pensemos que se trata de alguien que se preocupa por su seguridad.

Palabras de busqueda:

  • a pensar gato em ventana
  • gato asomado a una ventana
  • gato asomado a una ventana visto desde abajo
  • un gato saltando una ventana

5 comentarios

  1. Desde un septimo piso? ay que susto da solo de decirlo .
    Pues claro que es muy facil que se distraiga con un pajarito o hasta una mosca y quiera saltar , da terror de pensarlo.
    Pues si hay gente muy descriteriada ojala y tomen cpnciencia los dueños del gatito , es muy lindo .
    Un abrazo

  2. Que pena me dan los animales que no son bien cuidados. Espero que de a poco nos vayamos haciendo un poco mas concientes del respeto a la vida.

  3. Pues si,es un tema al que nadie le presta atencion,pero es simplemente organizarse,si quieres ventilar una habitacion con ventana de riesgo para el gato,basta con sacarlo de alli ,abrir la ventana y cerrar la puerta para que no entre,o bien poner una maya de plastico o similar.

    Por experiencia propia os cuento que hace años cuando “sobreviviamos” en carabanchel (quien viva o haya vivido en esas zonas entendera lo de “sobreviviamos”) un sabado por la mañana nuestra gata Sonia se colo entre la puerta corrediza de la terraza,solo estaba abierta una rendija pero consiguio abrirla hasta colarse, se subio a la barandilla y al intentar saltar sobre un pajaro callo al vacio…

    Era un tercero,pero lo que habia debajo era cemento,parece que le dio tiempo a caer de pie pero aun asi sufrio serias fracturas,se rompio los dedos de una pata delantera,y se le partio la mandibula,se le quedo colgando de la .

    No me digais como pero en apenas 5 minutos ya estaba yo con la gata en urgencias veterinarias,la tuvieron que operar la mandibula y enyesar la pata me dijeron que iba en estado de Shock y que si hubiese tardado unos minutos mas hubiese muerto.

    tras unos meses de tratamiento y cuidados se recupero totalmente,hoy dia es una gata grande y guapa,es la que cedimos en adopcion a unos chicos de aqui del pueblo por que cogio la costumbre de colarseles en casa casi a diario y la vemos de vez en cuando.

    Tras el accidente de Sonia tuvimos siempre mil ojos con las ventanas y no se volvio a repetir,al menos no fue a costa de la vida de ningun gato!

  4. ¡¡¡¡¡Un 7º piso!!!! Vivo en un 3º y ya nos da pánico. De hecho, otros gatos de la zona asómense en pisos más bajos y te da yuyu… Sí, la típica respuesta del “Nunca cayó” ye exactamente igual al “Nunca pasó nada porque no usásemos preservativo”,en fin. Conozco varios casos, en concreto uno ( gata y, ni aún así, la esterilizó y ahí sigue, en la ventana. Una mente muuuuy cerrada. La encontramos de milagru y estaba,de milagru tb, bien,pero había saltao ella por el celo ). Aquí las chiquillas están controladísimas, especialmente la pequeña,por salvaje y hay que tener mucho cuidado. Tienen su ventana,pero no abierta siempre, sólo si hay alguien.

    La de gatos que se perdieron por esto, no sólo que hayan muerto o hayan quedao mal, si no que caen y echen a correr. Un gatu ye cazador por definición y eso no se i quita,amos, ni con la mejor lata del mundo.
    Sigue así!!!!!!!

  5. Lamentablemente sufri esa experiencia en Febrero de este año, adoptamos a un gato hermoso de tres meses que era todo lo que podiamos desear de una mascota, y siempre tomamos la prevision de cerrar las ventanas y un dia que olvidamos hacerlo murio nuestro angelito, llore tanto de la pena, yo vivo en un 7mo piso tambien, una mañana lo llamamos para comer y no atendio el llamado, pensamos que andaba escondido de tras de la tv, o en los armarios como siempre , cuando no lo encontramos empezamos a divagar si pudo haber salido por la puerta de entrada cuando salimos a botar la basura, pero por los alrededores de la escalera tampoco apareció, ya desesperados comenzamos a pensar lo peor y bajamos al primer piso a preguntarle a los vecinos si lo habian visto, y si efectivamente lo encontraron en uno de los techos de las ventanas muerto, lo identifique al verlo porque llevaba puesto su collar azul con su placa que tenia los telefonos de casa pero no nos encontraron para avisarnos antes porque andabamos buscandolo por otra parte, estaba un poco anemico cuando lo rescatamos ya lo habiamos vacunado y desparasitado solo le estabamos curando un hongo q tenia en la piel, ya estaba mejorando me partio el alma que terminara asi y por varios meses me senti terrible por ello, y a pesar de l odoloroso que fue aprendi la leccion y reforzamos la seguridad de las ventanas, colocamos persianas y seguros en todas y recibimos poco despues a Luna la hermosa gata carey de un año que adoptamos y ahora llena nuestra vida de color, ahora ella placidamente puede ver a los pajaros pasar por la ventana si nningun peligro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *