• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

Parto natural y cesárea

Perra boxerEn principio, fuera de pocas excepciones de anormalidades morfológicas, si una hembra se encuentra sana no hay nada que impida que tenga un parto natural. Ahora bien, con respecto a ciertas razas caninas, como el caso de las perras bulldog, si se diera la circunstancia de que gestara pocos cachorros (1 a 4) podría suceder que todos, o alguno de ellos, fuera particularmente grande, con una cabeza de un tamaño tal que dificultara, e incluso impidiera su salida, quedando atascado. Si la perra no es atendida significaría su muerte, junto con todos los cachorros. Por eso es que algunos veterinarios aconsejan la cesárea para esta raza. Con ella también se evita la posibilidad de un parto lánguido, que tome muchas horas y agote a la madre, con lo que su recuperación posterior es más lenta. Ahora bien, realizar una intervención quirúrgica de este tipo, sin verdadera necesidad, no es bueno ni para la madre ni para los cachorros. Una alternativa sencilla y poco costosa, es saber anticipadamente ―mediante radiografías, ecosonogramas u otros medios similares― cuantos cachorros está gestando. Aunque sean pocos, pero no se evidencia que sean anormalmente grandes, sería preferible dejarla intentar el parto natural.

Problemas durante el parto

perra bulldog pariendo Ya he mencionado anteriormente que lo mejor es dejar actuar a la perra, porque, aunque sea primeriza, por instinto ella suele saber lo que tiene que hacer. Ahora que, si notamos que un cachorrito recién parido no reacciona, no respira ni se le ve latir el corazón por más que su madre lo lame, es allí cuando podemos intervenir. Debemos revisarle las vías respiratorias, para ver si no las tiene obstruidas con mucosidades que le impidan respirar. Si es asi, debemos limpiarlas con algún algodón. En caso necesario, si no tienes a mano una pera de succión u otro instrumento adecuado, no tengas ningún remilgo en absorber tu mismo la pequeña boca y nariz del cachorro, escupiendo luego lo que extraigas. Yo lo he hecho. Luego, con un paño, preferiblemente húmedo y tibio, debes frotar enérgicamente el cuerpo, hasta que chille con su inconfundible sonido. Es bueno sostenerlo con la cabeza hacia abajo, para favorecer que la sangre irrigue su cerebro. Ten en cuenta que lo de “enérgicamente” implica una presión adecuada a la fragilidad del cuerpecillo del cachorro.

El parto de la perra

Perra bulldog pariendoUnas pocas horas antes del parto, la perra manifiesta una temperatura corporal algo más baja de lo normal, descendiendo desde los 38,8 o los 38 grados centígrados, que es lo normal para un perro, hasta cerca de 37. Seguramente que ella misma se recogerá en su caja de parto para recibir a sus cachorros. Es común que se lama la vulva con más frecuencia, y sus pezones segregan calostro. En estado salvaje, las lobas tienen a sus cachorros en lo profundo de su cubil, y en soledad. Pero a nuestras perras domésticas, les resulta reconfortante contar con la presencia tranquilizadora de sus humanos más cercanos. Acostada de lado inicia las contracciones. Puedes ayudarla dándole masajes que partan de la zona del diafragma y vayan hasta el final del abdomen, ejerciendo un poco de presión con las manos.

La caja de parto

Perra bulldog preñadaDesde la sexta semana de preñez, la hembra se torna más perezosa y taciturna o, por el contrario, extremadamente mimosa, (regalona) variando según las razas y el carácter del animal. Su apetito suele aumentar considerablemente, así como la cantidad de agua que bebe, por lo que será necesario vigilar el bebedero, rellenándolo cuantas veces sea necesario. Unos dos días antes del parto las cosas cambian. La perra está inquieta y cansada, además su apetito disminuye visiblemente. Se la podrá ver recogiendo trozos de tela o periódicos, paja, o lo que tenga a su alcance, y explorando los rincones oscuros y tranquilos para hacerse su cubil de parto. Nos está anunciando la cercanía del parto. Para ayudarla podremos intentar disponer una caja o cajón en el sitio que se manifieste como el preferido por la futura madre. No obstante, cuando nuestras opciones de espacio son pocas, nosotros decidiremos en donde colocarla.

Antes del parto

perra bulldog Lo ideal sería que el parto se produjera bajo el cuidado experto de un veterinario, principalmente si la madre es primeriza y tú también lo eres en esos menesteres de partero asistencial. Pero si te vas a encargar tú personalmente, entonces sería bueno que te prepararas en forma adecuada. Y aunque no pienses hacerlo, tampoco está demás que lo sepas. Porque pueden presentarse partos prematuros, o puede caer en épocas feriadas, de puentes, de navidades, etc., en las que, a menos que se trate de un hospital veterinario con una atención permanente las 24 horas, lo más probable es que tu veterinario, y los demás, no estén disponibles.

Alimentación de la perra en gestación

Compuestos para perrosEl cuidado alimenticio de las futuras madres. Se considera la gestación desde el momento de la fecundación de los óvulos, hasta el parto. Es el período en que se produce el desarrollo de los fetos en el útero. Es fácil comprender que el desgaste energético que implica para la madre el desarrollo adicional de los fetos, requiere ser compensado mediante la alimentación adecuada. Cualquier alimento o sustancia que se le suministre pasará directamente a la sangre de la perra, y por ella a los fetos. Por eso, cualquier cosa inadecuada puede producir perjuicios notables. Sobraría decir que un animal alimentado adecuadamente podrá tener mejores crías que una perra desnutrida, pero ya lo digo, por si acaso.

La gravidez en las perras

perra bulldog Han pasado ya varios días desde que tu perra fue montada por el macho y ahora presenta todos los síntomas de la gravidez: se tranquilizó, su apetito va en aumento y se nota que engorda, el abdomen crece y se prepara la secreción láctea; en suma, que se encuentra en estado de gestación. O eso es lo que tu piensas. Se dan casos en que el óvulo no fue fecundado, y que, de todos modos, se forme en el ovario la cicatriz que produce el cuerpo lúteo y la hormona de la gravidez. En ese caso, la perra presentará todos los síntomas, pero sin la presencia de fetos. Es lo que se conoce como la falsa gravidez, o gravidez histérica, que, aunque es más propia de los perros pequeños, puede darse igualmente en perros de gran tamaño.

De luto otra vez

Perra boxer El día 07 de diciembre de 1997, para nuestro júbilo, nuestra perra llamada Chica, una boxer de dos años, en un rápido parto natural traía al mundo 4 cachorritos, uno de los cuales no logró sobrevivir. El dueño del padrote se quedó con el macho y nosotros con las dos hembras. Les pusimos los nombres de Montserrat (la seria, fuerte y dominante) y Penélope (alegre, vivaracha y vocalizadora). Montse (como terminamos llamando a la primera) se convertiría en mi agradable sombra. Ella y yo éramos como uno solo. La Chica se salvó de milagrito, pues en las semanas siguientes se vio muy mal, al no asimilar el hierro. Se lo pasaba a las hijas en la leche, mientras ella se deprimía cada día más, alcanzando una fuerte anemia que se complicó con otras cosas. Pero afortunadamente sobrevivió, y estuvo con nosotros hasta principios del año pasado. Una larga enfermedad puso fin a nuestra felicidad familiar, muriendo cuando tenía 10 años, dejándonos llenos de dolor.