El último pedacito es mío

Boxer PenelopeYo comía un McPollo, sentado cómodamente en mi casa.

Como de costumbre, Penélope, mi perra boxer, estaba sentada a mi lado derecho, disfrutando de las papitas fritas que yo le iba dando poco a poco.

Yo estaba un poco distraído leyendo unas notas, y abrí la boca para engullir el último bocado que quedaba, cuando escuché sus quejidos y la presión de su pata sobre mi pierna.

Detuve mi acto, la miré y noté su cara con expresión de angustia, salivando y casi gritándome:

Te vas a comer el último pedacito.

Por los pelitos. Casi me lo como. Yo acostumbro a darle el último pedazo.

Esta entrada fue publicada en Anécdotas caninas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El último pedacito es mío

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.