El gato de Dubrovnik

callecita de Dubrovnik y gatoEn el control del comercio en el Mediterráneo durante los siglos XV y XVI, la República de Ragusa era un próspero Estado compuesto por un puñado de islas y la franja de costa ocupada por la ciudad, pero que competía fuertemente contra Venecia. Con justos motivos, presumía de tener una de las flotas navieras más importantes de Europa. A la ciudad se la ha considerado como la Atenas Slava.

Lamentablemente, aquella época dorada finalizó brúscame, con el terremoto en 1667 que la convirtió en ruinas. De todo su esplendor arquitectónico, tan sólo sobrevivieron íntegros el Palacio del Rector y el Palacio Sponza, además de las murallas.


Hoy en día se la conoce como Dubrovnik, «la perla del Adriático», ciudad costera de la actual Croacia, ubicada en el sur de la región de Dalmacia. Es un importante puerto turístico, parada obligada de todos los buques de pasajeros que navegan el mar Adriático. Mi hija mayor estuvo allí durante su crucero de luna de miel, el Octubre pasado. Y como todos los turistas, y más por aficionada a la fotografía, tomó cantidad de instantáneas.

Pero no todas las personas ven lo mismo, aún mirando al mismo lugar al mismo momento. En este callejoncito de subido tono pintoresco, junto a las murallas, ella tomo la foto anterior. Muchos de los que pasaron en aquel instante habrán visto, quizás, el viejo pozo de agua, las paredes de piedra o el arreglo de las macetas y flores. Pero a ella no era eso lo que le interesaba, sino lo que se encontraba sobre la silla.

gato tomando el sol en una silla

Sus ojos habían captado rápidamente al gato que se encontraba plácidamente dormido, tomando el sol sobre la silla de lona a rayas azules y blanca.

Esta entrada fue publicada en Gatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El gato de Dubrovnik

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.