• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

De paseo con el gato

hombre y gato siamesEn mi artículo anterior sobre este tema, y que titulé Paseando al gato, ya referí lo adecuados que son los gatos siameses para acostumbrarlos a ser llevados de una correa. Y también les referí la cara de asombro de las personas, ¿verdad?

Es una experiencia totalmente distinta a pasear un perro. Con un gato puedes tardarte media hora en esperar que inspeccione veinte metros, según el entorno, particularmente en los trayectos nuevos, porque tiene tantos olores que identificar, que no les cuento. Pero de estas cosas, quienes tienen gatos ya sabrán.

gato siamesEn Madrid, cuando no lo hacemos en los alrededores del edificio, que tiene buenas áreas para ello, solemos llevarla al cercano Parque de Breogán, donde suele ser todo un acontecimiento. Las salidas del bolso transportín son cautas, como todo lo que los gatos hacen. Hay que inspeccionar bien los alrededores, no sea que haya perros alocados cerca. Aiko no suele preocuparse por ellos, y yo tampoco, pero nunca se sabe cuando aparecerá un can gatofóbico.

gato siames entre floresPor supuesto que también tiene que inspeccionar lo alto de los árboles. Su instinto le dice que, si bien arriba de un árbol puede haber seguridad, también pueden haber otros depredadores, o ricas presas emplumadas.

Le llaman la atención las palomas. La primera vez que tuvo una lo bastante cerca, nos divertimos observando como Aiko se acercaba sigilosa, arrastrándose por la hierba, agazapada, siguiendo su instinto ancestral, hasta que estuvo lo suficientemente cerca como para la carrera final. La paloma no se hubiera salvado. Pero Aiko quedó frustrada, cuando el cordón de la nueva correa deslizante llegó a los tres metros, que es su largo máximo, y la detuvo. ¡No iría ella a creer que yo la iba dejar cazar la paloma!

gato siamesAún conservamos sus tradicionales correas cortas, para combinar con su arnés. Pero, finalmente, después de mucho buscar, conseguí un equipo de cordón extensible, muy poco voluminoso, diseñado para gatos o perros pequeños, que resulta mucho más adecuado para estos paseos. Lo hubiera preferido un par de metros más largo, pero me las arreglo con los tres que tiene.

gato siamesFlores, gramíneas, ramas, piedras, lagartijas, piñones y todo lo que se cruza a su paso tiene que olerlo, y hasta masticarlo. Todo eso es necesario para sus futuras interpretaciones del entorno.

gato siamesPero el no va más de los paseos al parque es cuando la dejo subirse en algún árbol. Para su iniciación suelo elegir los que sean adecuadamente bajos e inclinados, por si acaso.

gato siamesDesde esa elevada atalaya, Aiko suele quedarse observando el entorno. Parece que el mundo se ve mejor mientras mas alto subes. Pero lo referente a subir árboles lo dejo para un próximo post más ilustrado. Porque subirlos es fácil, pero bajar de ellos es otra historia muy difrente.

Es muy placentero pasear a un gato, pero les digo algo, hay que tener tanta paciencia como ellos mismos. No es como con los perros, que uno dice que sale a pasearlos y lo que en realidad hacemos es llevarlos con nosotros a donde queremos, y al ritmo que a nosotros nos da la gana. Con los gatos no. O vamos a su ritmo o mejor los dejamos en la casa.

Palabras de busqueda:

  • como hacer un arnes para gatos
  • arnés para gatos
  • paseos con mis gatos
  • pasear gato
  • pasear al gato con perros alrededor
  • parques para pasear gatos madrid
  • imagenes de mochilas para sacar a pasear a los gatos
  • imagenes de gatos siameses pequeños
  • dar el paseo del gato
  • cuanto cuesta una gata

15 comentarios

  1. Pues verás, cuando uno tiene dos perros tan distintos como Cleo y Circe debe resignarse a que lo paseen, pues mientras la primera muere por dar cincuenta vueltas al parque lo más rápido posible, la primera quiere oler todo y después de dar una vuelta se sienta en el suelo y chilla por “cansancio”.

    Me imagino lo gratos que deben ser los paseos con Aiko, para disfrutar el parque y mirar a tu alrededor.

  2. Cuando mis tres perras boxer vivían, para sacarlas a pasear tenía que hacerlo en dos turnos, de acuerdo a las peculiaridades de cada una. Veo que Cleo y Circe son para sacarlas por separado. Primero a Cleo, ya que estamos descansados; luego a Circe, que nos marcará un ritmo más tranquilo y reposado.

  3. Hermoso gato Aiko (y lindo nombre)! y que lindo que lo pueda pasear. Yo quisiera pasear al mio pero es agorafobico, solo lo saco cuando tiene que ir al veterinario, ya tiene 12 añitos… lo extraño es que siempre lo sacabamos al parque de pequeño pero después de castralo (lamentablemente); le agarró fobia al exterior.

  4. Que fotos mas bonitas de Aiko¡¡¡¡¡Está preciosa¡¡¡Yo sigo sin conseguir que Lupo se acostumbre a la correa y eso que lo intento y tengo paciencia…pero yo soy mas cabezona que el y lo seguire intentando.

  5. La verdad hemos intentado ponerle collar a Nube y no lo hemos conseguido, como para ponerle una correa…En cuanto a mi perro es un poco convenido, mis padres si que pueden llevarle al ritmo que quieran, pero si le saco yo o mi hermana tenemos que resignarnos a dejarlo suelto y ir detras correa en mano por si caso aparece algun perro con malas pulgas.Lo bueno es que cada cierto tiempo mira hacia atrás a ver si estamos ahi todavía y que ya se sabe el camino de memoria…lo malo es que con 12 años ya se me escapa de las manos educarle, y que aun sigue haciendo alguna trastada, yo creo que tiene el complejo de Peter Pan…
    Aiko es una de las gatas siamesas más bellas que he visto, de verdad…
    besitos

  6. Yo tengo una siamesa de 5 meses, y estoy muy feliz, alguien me pregunta por ella y me sale la mejor de mis sonrisas, es una gata muy buena y lo que me sorprende es que se comporta como un perrito, me gustaria saber como educarla al maximo para saber hasta donde alcanza a apreder una gata de esta raza, sé que es especial y me gustaría potenciar sus cualidades, mi luna es importante para mí, me alegra ver que hay gente que ama a los animales como yo. Un saludo.

  7. Los gatos siamés tienen fama de ser altamente entrenables, y de los que más fácil aprenden a llevar un arnés y ser sacados de paseo con una correa. Yo he comprobado eso mismo. El adiestramiento de cualquier animal pasa por el reforzamiento de las conductas postivas, y de pasar por alto, o no tomar en cuenta las negativas. Un gato no reaccionará ni aprenderá con castigos. Pero si aprenderá cuando se premian sus actos, con lo que entenderá que, lo que hizo, es la forma adecuada de obtener lo que pretendía. Darle algún trocito de su comida favorita es siempre un buen medio, aunque también sirven las caricias y los alagos oportunos.

    El siamés, si bien es un gato con mucho carácter y algo difícil, el hecho de su apego casi obsesivo a veces hacia su amo, siempre lo motivará a buscar su contacto y caricias, mientras que no lo atosiguemos demasiado, pues requiere que le respetemos su espacio y su propio tiempo. Un siamés a quien obstaculicemos en sus intenciones, o que se considere atosigado por nuestras caricias, podrá mostrarnos su enojo con un fuerte maullido y un zarpazo, sin previo aviso.

  8. Es verdad yo tengo una gatita de un año , algunos dias la saco apasear por lazona done vivo y és toda una odisea pero lo continuamos haciendo.

  9. Yo acostumbré a Nuka desde que tenía 1 mes y medio a salir a la calle. Al principio iba en mi mochila, sacaba la cabeza y yo le sujetaba las patitas, conforme iba creciendo me empezó a preocupar más que pudiese salir corriendo y compré un bolso (muy chulo y barato) de Agata Ruiz de la Prada (insisto en lo de barato pues la primera sorprendida fuí yo), estos bolsos van muy preparados, llevan una correa interior que la enganchas al arnés y te dá confianza en el paseo, además pueden sacar la cabeza si quieres o puedes llevarlos cerrados y ven a través de una rejilla lateral (fué un acierto). Para entonces Nuka ya tenía 2 meses y medio y como puedes leer paseabamos juntas, pero ella dentro del bolso y sacando la cabecita me acompañaba a todas partes. Este verano Nuka cumplía 3 meses y decidí que me acompañaría de vacaciones. (Esa es otra historia!!!) Pero en resumen te podría decir que la llevé al chalet que mis padres tienen en el campo. Allí le enseñé (con mucha paciencia por parte de las dos) a que paseara con calma (es super juguetona), a que no se asustará con ladridos de perros y que confiara en que a mi lado estaba segura, a que obedeciese a mis NO y no siguiera tirando de la correa, a que aprendiese a desliarse ella misma si la correa se enganchaba en una hierva (esto cuesta mucho, pero os aseguro que lo aprenden) y todo en 15 días…son super inteligentes… y yo aprendí que el ritmo de pasear de un gato es SU RITMO no el mio, aprendí a disfrutar del paseo tranquilamente, aprendí que SACAR A PASEAR A UN GATO no es para que haga sus necesidades, no es por mi interes (como sucede con un perro), es porque un gato es un animal y como tal NO ENTIENDE que si no le permitimos salir es por su seguridad, no entienden porque al mirar a la calle el resto de personas, perros, gatos se pueden mover por ahí bajo y ellos solo pueden mirar, yo creo que el gato que no tiene esa curiosidad es porque ya está domesticado y ha perdido esa curiosidad inata de un felino, o porque así lo heredó de la educación de su madre gata o porque resultó el más miedoso de su camada y en el hogar se encuentra protegido… No malinterpretes mis palabras. Creo que igual que hay miles de caracteres diferentes en personas, también hay en gatos, y lo que a algunos le encanta a otros les atemoriza. Cada cual debe conocer a su animal hasta el punto de saber si es conveniente o no el que salga de casa.
    Bueno, volviendo al tema, con paciencia Nuka y yo nos fuímos conociendo y entendiendo, ahora ya de vuelta de vacaciones paseamos juntas por Valencia (España), en bolso hasta el parque y con correa y arnés dentro de él. Recomiendo que busquen parques cerrados, suelen ser para niños y en ellos los perros están obligados a ir con correa, a no defecar en el cesped e incluso hay arboles tipo olivo de tronco ancho y bajo, con abundantes ramas y poco follaje, en los que si trepa y se enganchase la correa es fácilmente recuperable el gato (eso sí, hay que ir con deportivas por si hay que trepar un poco, que me ha pasado, jeje). Bueno, en resumen, en mi caso ha sido una experiencia enriquecedora, para las dos, siento que nos ha unido, hace ejercicio y yo me despejo despues del día de trabajo. ¿Que sucederá cuando crezca (ahora tiene 4meses)? Pues no lo sé, pero estoy dispuesta a correr el riesgo. Por cierto, mi hermano que también tiene una gata está sorprendidísimo del comportamiento y la educación de Nuka en solo 3 meses (me la regaló él con 1 mes), como juega con los niños, la paciencia que tiene con ellos, lo sociable que es (curiosamente, más con personas y perros que con animales de su especie) y se arrepiente muchísimo de no haber dedicado algo más de tiempo a la suya.
    Un gato no es un perro (eso lo tenemos claro todos los que tenemos uno) pero tampoco es un peluche al que acariciar, ni un bonito adorno mirando a través de la ventana.
    Besos… Por cierto, Nuka fué abandonada en la protectora nada más nacer, no conoció a otra mama que a la gata de su casa de acogida donde estubo hasta que cumplio 1 mes y a mí que soy… SU COMPAÑERA DE PISO. ¿De quien heredó o aprendió a ser la maravilla de gata que es? No lo sé, supongo que todos participamos, lo que está claro es que no es de su SUPER-CARÍSIMO-PERIGRÍ.
    Un beso. (cuando pueda te envío una foto)

  10. Pingback: Ir al ritmo del gato

  11. Muy buena la nota! Mi Amelie todavía es muy pequeña, pero ni bien crezca un poco más, la llevaré al Parque Rivadavia a dar una vuelta a la noche, creo que le encantará ya que es muy curiosa y sociable. Luego les comentaré la experiencia, pero acá en Buenos Aires nunca vi a nadie paseando gatos…

  12. Yo tengo una gatita (Dune 1año) y una perrita (Linda 9años), ambas se llevan de maravilla, a dune le encanta observar la ciudad desde la ventana, e incluso la hemos sacado a pasear en bracitos. Lo mas curioso es que cuando la llevamos por primera vez a nuestro chalet, no queria salir de casa, asomaba la cabeza x la puerta, y se volvia a meter, sin embargo a medida que pasaban los minutos, daba un pasito mas, y luego se volvia a meter en casa. Ademas, cuando veia a Linda olisqueando por los alrededores, corria todo lo rápido que podía hasta ella, y volvia corriendo a casa otra vez, nunca iba mas lejos de lo que estaba Linda. Así durante varios dias. Ahora las dos se van a explorar por donde quieren… y vuelven juntas… Son lo mejor del mundo… Muy bonita tu gata. Saludos! (Acabo de descubrir esta página)

  13. Me ha encantado el articulo!, y mas aun las cosas que despues de tantos años teniendo gatos he aprendido hoy jejeje, no sabia ciertas cosas de los siameses, pese a que tengo 3!.
    Por desgracia dos de mis siameses estan en barcelona con su papa jeje, asi que yo aqui en madrid decidi adoptar una pqueñaja tambien siamesa, de apenas escaso mes y medio /dos pero con esta mi idea es que sea un poco distinta a mis dos catalanes. Quiero acostumbrarla a pasear, hoy le he comprado un collar y una cadenita pero aun no estaba segura de si podia funcionar y creedme que con lo que he leido aqui me he motivado mas a hacerlo, me imagino que sera distinto a pasear un perro aunque eso de que no salen a ahacer sus necesidades no yo eh?, jajaja, fue bajarla al cesped, oler un poco y hacer pipi inmediatamente. 🙂 soon unos primores!

  14. mi gatito tiene unos 2 1/2 meses de vida aproximadamente.
    lo adopté desde muy pequeño. No tengo la menor idea de que raza es, pero siamés no. Vivía conmigo en la ciudad y salio de casa en ocasiones, para visitar al veterinario, me rasguñó horrible por tanto miedo. Hace 12 días salí de vacaciones a mi pueblo y me lo traje conmigo, no tengo coche y tampoco pude comprarle una bolsa, viajamos en autobús unas 5 horas, sufrió muchísimo apenas maullaba por tanto miedo y desesperación. Se quedó un tiempo en casa de un amigo y devo decir que parecía bastante contento, pero tuve que traerlo a mi casa y lo siento un poco… estresado, de pronto se va de casa a los patios (hay 2 enormes patios) y se pierde por mas de 10 minutos, luego regresa y no sale mas. Comienza a pedir que lo acaricie cosa que en la antigua casa no hacía. El ruido le da mucho miedo. Ahora que vuelva a Morelia necesito pasar por DF y no se como hacer con mi gato.

  15. que guay! es super divertido, tengo un gato muy parecido a ese, un poquito más pequeñita, la enontré perdida y en dos días se había echo la reina de la casa e incluso amansó a mi querido Miki (el perro).
    Nunca la e sacado de casa con correa, la bajaba de pekeña a un parke y me seguia como un patito, me preocupa mucho que se aburra en casa, o empieze a cojer miedos irracionales, vamos que me encantaria verla feliz paseando como AIKO, pero la gente se empeña en que pasear un gato es komo haerlo con un pez, sin pararse a pensar que hay gatitos que viven en pisos sin apenas mas que un balcón para salir….o ni eso. lo unico que me preocupa es que Chinche ya ha salido de casa, pero ultimamente parece que no quiere, que cojió miedo. En fin, querría asegurarme, y comvencerla que hay que tener sentido común, y mirar por sus necesidades. me ha diertido mucho leerte, gran paseo! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *