• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

Café, croissant y ratón para el desayuno

Gato Mi esposa y yo estábamos desayunando. Escuchamos el suave maullido, seguido de nuestro gato Rufo que saltó a la mesa. Se fue al otro extremo, dejó el ratoncillo que llevaba en la boca y se tumbó a observarnos. Afortunadamente, el roedor ya estaba muerto. Mi esposa y yo nos miramos, agarrados por sorpresa, pero no hubo ningún aspaviento por nuestra parte. A estas alturas de la vida se necesita bastante más que eso. Le dijimos a Rufo las cosas de costumbre, en el mismo tono mimoso de siempre, y añadimos todo lo buen gatito que era por haberlo cazado y compartir su comida con nosotros. ¿Les parece un comportamiento anormal por parte del gato?

Sin ratón

gato cuidando laptop Con mi gato Rufo en estas poses, comprenderán el motivo por el que tuve que acostumbrarme a usar la almoadilla táctil, (touchpad) de mi portátil, en lugar del mouse.

bañando al gato

Gato después del baño Bañar a un perro es un juego de niños. Pero a un gato es algo muy distinto. Hoy ha sido día de baño para mi gato Rufo. Nos encerrados en la ducha, dos barcales (poncheras) con abundante agua tibia, champú para gatos, dos toallas grandes y una buena dosis de paciencia y, sobre todo, cariño y comprensión. No se hasta donde se escucharán sus maullidos lastimeros. Pero las cosas no pasan de ahí, y de algunos intentos inútiles de abrir la puerta de la ducha para salir. Quizás a otros les resulte poco menos que una odisea, pero bañar a Rufo es divertido para mí. Al final, yo termino sin un solo rasguño, -mi gato me quiere de verdad- aunque empapado por completo, y él termina fresquito y limpio.

Gato no come dulces

Gato sobre caramelos ¿Por qué a los gatos no les gusta lo dulce? Los científicos dicen haber descubierto la razón para la total indiferencia de los gatos por las cosas dulces: el gen correspondiente a su receptor de lo dulce está plagado de errores y no funciona. La investigación fue realizada por científicos del Centro Monell de Sensaciones Químicas de Filadelfia y el Centro Waltham para Nutrición de Mascotas de Gran Bretaña. Estudios anteriores habían demostrado que a los gatos no les interesa el azúcar. Cuando se identificó el receptor responsable del sabor dulce en los mamíferos a principios de esta década, los investigadores decidieron investigar en qué se diferenciaban los receptores de un gato.

¿Como perros y gatos?

Perra boxer y gato
¿Quién dijo que los perros y gatos no pueden convivir con cierta armonía, paz y tanquilidad? Esta foto es de Penélope, mi perra boxer, y mi gran gato Rufo. Introducir un gato en un ambiente de dos perras boxer adultas, que nunca han compartido con uno, quizás lleve un poco más de trabajo, sobre todo si ya el gato es grandecito, como en el caso de Rufo, que lo adoptamos teniendo cinco meses. Pero no es ningún imposible. Claro que él contribuyó bastante, pues es muy sociable.

Un buen perfil

un gato modelo
Rufo es el nombre de mi gato de cuatro años y medio, y siete kilos de peso que, en raras ocasiones como esta, se las da de supermodelo y me deja lograr tomas como la muestra.