• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

Animales con oficio y ocupación

En otra oportunidad ya he hablado algo sobre los perros de utilidad, como los lazarillos, los de asistencia, antidrogas y otros. Pero, al parecer, también hay perros y gatos que tienen otras ocupaciones. Hace un tiempito, por un comentario que me dejaron llegué al blog titulado Frenesí Canino. Bueno, en realidad ni hay ningún frenesí en ese blog, ni mucho menos es canino. Pero me encanta la forma tan amena en que su autora narra las cosas más cotidianas expresándose en asturiano coloquial de fácil comprensión. El perro de la autora es el que originó la mención canina, cuya minifoto del tamaño de una uña (esa si que es un thumbnail) es la que aparece en el lugar destinado al autor. Muestra a un perro envuelto con algo. Es necesario entrar en el perfil y agrandar la imagen (que es la que yo estoy colocando aquí) para poder medio ver de quien se trata. Yo había pensado que lo habían vestido de monaguillo; pero no, tan solo le colgaron al cuello una bufanda del equipo de fútbol Sporting de Gijón, mientras su dueña y él, muy acomodados en el sofá, miraban el partido por la tele.

Ordenador para calentar al gato

Aiko, gata siamesa sobre el ordenadorEspaña, según los últimos informes de consumo, es el segundo país de toda la Comunidad Europea con el sistema de conexión a Internet por ADSL con la tarifa más costosa. El primero es Irlanda; pero ellos dan un 18% más de velocidad. ¿Y qué tiene ello que ver con los gatos? Pues yo no sé en tu caso. Pero cuando la conexión a Internet, además de lo cara, se te cae una y otra vez mientras intentas terminar un trabajo, y te cansas de cagarte en la madre que parió al servicio de Telefónica, al final decides que es mejor tomártelo con calma. Así que nos ponemos a ver las noticias en la TV y escuchamos, sonriendo, lo bien que van todas las cosas; que cuesta más enviar un SMS dentro de España que hacerlo para Italia, y tratamos de calcular, mentalmente, cuánto sería en pesetas los millones de euros que han ganado las operadoras telefónicas en este trimestre, a pesar de la crisis. Mientras, dejamos que nuestra gata siamesa, Aiko, le saque provecho al ordenador portátil,  calentándose sobre el teclado.

Gatos en la casa y en el corazón

La gata M

Hará un par de años fuimos con unos amigos a pasar un fin de semana a un pueblo de la provincia de Ávila. El domingo antes de volver a Madrid, paseábamos por el pueblo y vimos una gatita de color gris ceniza sentada a la puerta de una casa junto a la calle principal del pueblo. Tendría tres o a lo sumo cuatro meses. Estuvimos acariciándola hasta que salio una mujer mayor. Nos dijo que la gata había tenido otro hermano; pero que «un coche le había reventado la cabeza», y que esta  otra acabaría igual, seguramente, ya que pasaba la mayor parte del tiempo en la calle. Mi chica y yo nos quedamos consternados y horrorizados. Pensamos que aquella gatilla merecía una vida mejor. Los dos hicimos un pacto: si al pasar con el coche, cuando volviéramos a Madrid, la gata seguía por allí nos la llevaríamos. Si no la veíamos, ni siquiera nos detendríamos. Unas 4 horas mas tarde pasamos frente a la casa, despacio.

Ir al ritmo del gato

gata siamesa en su kennel En mi entrada anterior hablé sobre la factibilidad de entrenar a cualquier gato para llevarlo de paseo, sujeto a una correa. Si, como si fuera un perrito. Y mencioné también la conveniencia de un bolso transportín adecuado para esos desplazamientos, y donde el gato pueda refugiarse cuando lo considere adecuado. Con fecha 25 de julio de 2007,  en el post titulado: El nuevo trasportín de Aiko,  me referí al nuevo bolso de transporte (transportín o kennel) que le habíamos comprado a la gata siamesa de mi hija mayor, para cambiar el anterior de tipo rígido. Fue un intento para ver si lográbamos cambiar la actitud negativa que, después de su operación de esterilización, ella había comenzado a presentar cada vez que la llevábamos al veterinario, problemática que describí en el post: Temor al veterinario.

¿Quién dice que un gato no puede pasear?

Aiko, gata siamesa Ya he dejado adecuadamente aclarado en este blog que mi principal experiencia es con perros, y que los gatos entraron en ella bastante recientemente, pero con una fuerza avasalladora, influyendo mucho y muy positivamente, en mi. El 19 de abril de 2007, en el post titulado  “Paseando al gato”  escribí sobre mis primeras experiencias en este sentido, específicamente con Aiko, la entonces joven gata siamesa de mi hija mayor. Como acostumbro hacer aquí, prefiero hacer referencia a mis propias vivencias y no tanto a lo que los libros puedan decir. En este caso coincido completamente en que los siameses son gatos que se prestan muy bien para el paseo, aunque también se que es posible hacerlo con otras razas; todo está en acostumbrarlos desde jóvenes, preferiblemente, y en la paciencia y cariño que se ponga.

Riesgos de la sociabilidad entre perros y gatos

un gato en la escalera A muchos nos gusta que nuestros compañeros animales se lleven bien con los de otras especies. Nos complace que nuestro perro pueda ver a un gato sin querer atacarlo, y que nuestro gato pueda aceptar a un pollito, dejar tranquilos a los pájaros y no sentir agresividad ante otro gato o un perro ajeno, no tomándolo como un enemigo a priori. Sin embargo esta sociabilidad tienen también grandes riesgos, particularmente para gatos que pueden salir libremente a la calle, tanto en las urbes como en los ambientes rurales. Los automóviles son quienes causan más muertes de gatos, con frecuencia en las noches, cuando, deslumbrado en medio de la calzada por las luces de los faros, el felino se agazapa sin moverse, siendo arrollado. Pero también existe la amenaza de los propios perros. En nuestros buenos propósitos quizás le hayamos enseñado al gato a no temerles, aún siendo desconocidos. Pero ocurre que, en ocasiones, algún gato muy confiado no logra detectar a tiempo a un animal agresivo, siendo atacado con consecuencias muy graves o fatales.

Aiko, una gata siamesa

gata siamesa de nombre Aiko Entre esta foto, (que puedes ampliar pulsando encima) y la que sigue, hay algo más de un año de diferencia. Aiko, la gatita siamesa de mi hija mayor, terminó de crecer y sacar sus colores definitivos. En este caso se trata de una linda gatita de raza siamesa y color “puntas de chocolate”.

El gato que esperó por años

gato callejero del Parque de el Retiro Son muchas las anécdotas con respecto a comportamientos asombrosos de algunos animales. Maravilla la capacidad de algunos perros para llegar a su hogar meses más tarde, después de haberse perdido a muchos kilómetros de distancia. En la página 98 del número de marzo 2008 de la excelente revista Selecciones del Readers Digest, se narra la historia de la gata llamada Botas. Myra Whalley cuenta que, viviendo con su esposo en un tranquilo rincón en el campo canadiense, tuvieron necesidad de mudarse a la ciudad, pero no pudieron llevarse a su gata. Años más tarde, acuciados por la nostalgia de su idílico rincón campestre, lograron regresar a su vieja casa.

Gato asomado con cautela

gato asomado cautamente Lo mismo puede salir en un instante que retroceder y esconderse. La cautela ante los desconocidos es vital para sobrevivir, en la jungla de asfalto tanto como en la naturaleza. Cautela, pero sin temor. Una mirada penetrante, curiosa y directa. Un hermoso gato de unos pocos meses.

El beneficio médico de tener un gato

gato siames sobre las piernas de una persona Cada vez es más conocido el efecto beneficioso que los animales de compañía pueden tener en el ánimo de los seres humanos, incluso con efectos terapéuticos, ayudándolos a sobreponerse a las enfermedades. Estudios anteriores habían sugerido que los animales domésticos pueden reducir la tensión de los seres humanos. Basados en eso, un estudio reciente ha sido realizado por la Universidad de Minnesota, analizando a un grupo de 4,435 personas que contestaron a diversos cuestionarios sobre los animales domésticos. Según indica el doctor Adnan Qureshi, se ha encontrado que los gatos pueden producir un efecto beneficioso en la salud de sus dueños.