• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

Pasear al perro y hacer ejercicio

perros jugando en el parque ¿Qué entiendes por pasear a tu perro? Posiblemente hayas escuchado mil veces aconsejar la necesidad de pasear a tu perro, para que tenga una vida saludable, tanto mental como físicamente. ¿Pero qué entiendes tú por pasear al perro? Hay infinidad de personas que dicen que van a dar una vuelta, se montan en el auto y salen a rodar por la ciudad. También conozco a otros que, para que el perro se distraiga , lo suben al asiento de atrás del auto y dejan que vaya con la cabeza fuera de la ventanilla. Sacar a pasear a un perro para que haga ejercicio es llevarlo a caminar. El problema es que, a la velocidad que tú sueles caminar, puede resultar casi nada para el animal, dependiendo de la raza y su tamaño. Me da lástima cuando observo a personas  caminar con lentitud agobiante, mientras el perro marcha al lado de ellos con aire de resignación. Por supuesto, esos animales suelen tener sobrepeso. Imagínense a un galgo pasando por eso. Esas tres calles a las que le diste la vuelta, deteniéndote a conversar con todos los amigos, para el perro no ha sido ni calentar.

Impresionantes caballos de raza española, sin precio

caballo de pura raza española El pasado domingo 20 de Junio asistí a la final del Tercer Concurso Morfológico de Caballos de Pura Raza Española, por la  Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española ANCCE que durante tres días se realizó en Colmenar Viejo, Madrid. Había unos cuarenta finalistas en pista, entre yeguas y machos, buscando galardón en alguna de las diversas categorías. En los establos habría otros tantos hermosos e inquietos animales que no habían pasado a la final, separados en pequeños recintos individuales. Algunos estaban tan nerviosos que coceaban las paredes, mientras otros se paraban sobre sus cuartos traseros para mirar por encima del manparo al caballo del establo de al lado. Había cerca muchas yeguas con sus crías de pocas semanas, lo que significaba muchas feromonas en el aire. Y los machos lo sabían.

Una gata con piómetras rayadas… que se mueven

Hace cosa de un par de meses, nuestra gata Thelma (la que recogimos en la gasolinera de Elda, en Alicante) empezó a emitir unos tremendos maullidos de dolor, con muestras de que algo se le hubiese atascado en la garganta. Rápidamente la llevamos al veterinario, pero no le vio nada que pudiera ser la causa de tales manifestaciones de dolor. Nos mando hacerle unas radiografiás en el hospital universitario de veterinaria. Pero  las placas tampoco mostraron nada en la garganta ni por asomo.  Sin embargo detectaron algo que fue dictaminado como una Piómetra (1),  mucho menos preocupante, por los momentos, que lo que fuera que la gata tuviese en la garganta. Al día siguiente regresamos a nuestro veterinario, con reenvío otra vez al hospital universitario para mas radiografías, con nueva vuelta al veterinario. A todo esto no se encontraba la causa de los dolores que manifestaba Thelma, pero decidió ponerle un tratamiento y vino varios días a casa para hacerle seguimiento y examinarla. Sin embargo nada parecía resultar. La gata seguía chillando y estaba muy apática; apenas se movía y casi no comía.

El último gato en París

gato echado sobre una silla Los franceses dicen que de París al cielo. Muchos sostienen que, aunque sea una vez en la vida, toda persona debe visitar París.   Pues, aunque no vaya a ser tu último tango,  ¿te gustaría un viaje a París para dos personas, con una sesión de belleza incluída, o el equivalente de bolsa de viaje de 1000€? ¿Y una estancia en un balneario para dos personas o equivalente de bolsa de viaje de 500€? Pues uno de esos dos premios te los puede hacer ganar tu mascota, solo con sacarle un vídeo o una fotografía. ¿Te interesa?

¿Alguna vez bañas al gato?

Después de haber escrito sobre el baño del perro, y haber descrito en otra oportunidad la forma en que yo bañaba a mis gatos, me entró la curiosidad por saber si la gente baña al suyo. He visto la reticencia de muchos dueños de gatos a “arriesgarse” a bañarlos. La mayoría me ha dicho que el gato nunca necesita que lo bañen. Por eso quiero hacer esta pequeña encuesta. El último punto se refiere a que si eres de los que bañan al gato, ¿lo haces tú mismo o lo envías a un centro especializado para animales? <br /> <a href=”http://polldaddy.com/poll/3192690/” mce_href=”http://polldaddy.com/poll/3192690/”>¿Bañas a tu gato?</a><span style=”font-size:9px;” mce_style=”font-size:9px;”><a href=”http://polldaddy.com/features-surveys/” mce_href=”http://polldaddy.com/features-surveys/”>online surveys</a></span><br />

Despierta, mi amor, despierta.

Yo no voy a gastar saliva, tinta o tiempo alguno, intentando razonar con quienes sostienen que los animales no tienen sentimientos. Sería una discusión tan inútil como la que tienen los que defienden la existencia de Dios y los ateos. Hay documentales de la vida de los suricatas, en los que se ve a los miembros de la manada manifestando su sentimiento de aflicción a un familiar que está muriendo. Hay muchos vídeos de perros protegiendo a la madre o al amigo atropellado o herido, o rescatándolo. Yo les dejo este vídeo, sobre una pareja de gatos. A ella la acaban de atropellar en la calle. El macho intenta reanimarla con lo que muy bien podría parecer un masaje cardiaco. La verdad, no encuentro palabras. Alguien hizo un hermoso montaje de música y letra sobre el vídeo. Pincha sobre la imagen para verlo en Youtube. Y discúlpame.

¿Cuándo es el momento de bañar al perro?

foto por www.temadictos.com

Foto: www.temadictos.com

En el artículo que escribí el 01 de febrero de 2007, bañando al gato,  comencé diciendo: «Bañar a un perro es un juego de niños. Pero a un gato es algo muy distinto. » Hoy voy a matizar, porque bañar a un perro puede ser una seria y ardua tarea para muchos propietarios, si no supieron enseñarles desde cachorros las bondades y el placer de un buen baño.

¿A qué edad puede bañarse un cachorro?

Dos de las preguntas de los cien mil euros son ¿a qué edad se debe bañar a un cachorro? y ¿cuál es el momento de bañar al perro?. Hay quienes te dirán que no antes de los tres meses. Pero mi experiencia me dice que no se trata del conteo cronológico desde el día del nacimiento hasta el momento del evento del baño; esa no es la medida. Así que ante la pregunta sobre cuándo es el momento de bañar al perro,  mi respuesta sería: cuando lo necesite. El asunto no se trata de andarse con remilgos en cuanto a las semanas que tenga de nacido el cachorro, lo que hay que tener en cuenta es “la temperatura”. Debe cuidarse, in extremis, que el cachorro pueda resfriarse. Si yo te dijera que debes tener ese mimo cuidado con tu bebé (al fin y al cabo: un cachorro de animal  mamífero, placentario, bípedo, del género homo sapiens sapiens) lo verías normal y lo entenderías. ¿Por qué no lo ves normal entonces respecto a un cachorro de perro?

Ron, mi gato, mi amigo

La eutanasia animal

Todos los seres tienen un ciclo vital, finalizado el cual hay que decir adios. Eso afecta tanto a humanos como animales. Todo aquel que tenga una mascota,  sea como un animal de compañía,  sea como un amigo o como un miembro de la familia, debe tener esto muy claro. Entre los felinos y los caninos, hay razas más lóngevas que otras. Entre los perros, suele suceder que las razas más pequeñas vivan bastante más años que las grandes. También los gatos viven más que los perros. Pero existen los imponderables, esas circunstancias fortuitas que acortan la vida de nuestros animalitos amigos, separándonos mucho antes de lo que pensábamos. Cuando esto ocurre, por lo general nos agarra de sorpresa. Sin embargo, cuando el deceso ocurre por sí mismo no nos afecta en la misma medida que cuando tenemos que… decidirlo nosotros.  Porque practicar la eutanasia levanta tanto revuelo en la opinión pública como en el ámbito de amantes y defensores de los animales. Verse sometido a tener que tomar la decisión de poner fin a la vida de alguno de nuestros animales amigos es un trago muy pero que muy amargo,  que puede marcarnos por muchos años. En poco lo suaviza la seguridad de que hacerlo significa poner fin a una situación de grave sufrimiento para el animal, ante alguna enfermedad o accidente que no tiene cura veterinaria ni solución alternativa alguna. Yo lo sé muy bien. Mi amigo Juan Luis Blazquez de Opazo, que ha contribuído con este blog aportando sus anécdotas,  historias y experiencias recogiendo y cuidando gatos, acaba de pasar por este lamentable trance, con la pérdida de su querido gato Ron.  Les dejo la historia que él nos narra.