• Blog personal sobre perros, gatos y animales en general; fotos, cuidados, anécdotas.

De luto otra vez

Perra boxer El día 07 de diciembre de 1997, para nuestro júbilo, nuestra perra llamada Chica, una boxer de dos años, en un rápido parto natural traía al mundo 4 cachorritos, uno de los cuales no logró sobrevivir. El dueño del padrote se quedó con el macho y nosotros con las dos hembras. Les pusimos los nombres de Montserrat (la seria, fuerte y dominante) y Penélope (alegre, vivaracha y vocalizadora). Montse (como terminamos llamando a la primera) se convertiría en mi agradable sombra. Ella y yo éramos como uno solo. La Chica se salvó de milagrito, pues en las semanas siguientes se vio muy mal, al no asimilar el hierro. Se lo pasaba a las hijas en la leche, mientras ella se deprimía cada día más, alcanzando una fuerte anemia que se complicó con otras cosas. Pero afortunadamente sobrevivió, y estuvo con nosotros hasta principios del año pasado. Una larga enfermedad puso fin a nuestra felicidad familiar, muriendo cuando tenía 10 años, dejándonos llenos de dolor.

Enterrando al gato

Perra boxer En sus relaciones sociales, las distintas especies animales tienen variadas y complejas expresiones corporales para comunicarse. En el caso de los caninos, la posición del rabo o las orejas, arrugar la cara, enseñar los dientes, mirar de frente o de lado, bajar o subir la cabeza y tantos otros comportamientos más o menos sutiles, muestran a los demás su estado de ánimo e intenciones. También los humanos tenemos comunicación corporal, aunque somos menos dados a entenderla, apegados como estamos a las palabras. Sin embargo, nuestras mascotas captan rápidamente esa comunicación, sabiendo cuando estamos de buen o mal humor, o cuando algo de lo que han hecho nos ha gustado o disgustado.

Yo no fui, fue mi hermana.

Dos perras durmiendo juntas Anécdota canina. Una noche, acompañado por mis dos perras boxer, Montserrat y Penélope, dábamos la usual ronda por los jardines y patios que rodean la casa, antes de cerrar para acostarnos. Encontré rota la bolsa de plástico con la basura, que yo había dejado junto al portón de acceso para vehículos. Iba a sacarla en la mañana siguiente que pasaría el camión recolector. El contenido estaba esparcido por el suelo. Yo levanté la voz, lo que es muy inusual cuando hablo con mis animales. Pregunté quién la había roto, y ellas notaron que yo estaba molesto.

Montserrat

Hembra boxer, Montserrar
Esta hembra boxer es como la niña de mis ojos. Tiene 7 años y medios, y desde que nació no me pierde pisada. En la casa, donde yo estoy la encontrarán a ella. Cuando me estoy vistiendo para salir, le encanta robarme un zapato y que yo la siga para quitárselo.